Ajuaa Noticias
Principal | Coahuila | Coahuila para el mundo; De campesino a estrella de cine

Coahuila para el mundo; De campesino a estrella de cine

Tamaño de la fuente: Decrease font Enlarge font
Coahuila para el mundo; De campesino a estrella de cine

Hombre del campo debuta como actor en cortometraje de Guillermo Arriaga y se lleva las palmas en Festival de Cine de Venecia

Toda su vida ha sido en San Antonio de las Alazanas. Ese lugar le ha dado lo que necesita: una familia, hogar y trabajo. Desde niño se dedicó al campo y hoy, a sus 82 años, su vida dio un giro inesperado: se convirtió en protagonista de cine bajo la dirección de Guillermo Arriaga.

Si alguien pregunta por don Humberto Berlanga en la plaza de San Antonio, siempre hay alguien que lo conoce. Su casa no está lejos de ahí. A él lo conoce la mayoría del pueblo, y ya casi todos los de ahí lo han visto en la televisión.

Don Humberto pasea en estos momentos por la ciudad de Roma, Italia. Ya anduvo entre el agua de Venecia cuando el cortometraje que protagonizó fue seleccionado para el festival internacional de esa ciudad. Cuando lo invitaron al país europeo, no se decidía a ir porque no sabía quién le cuidaría a sus animales. Al fin, sí fue, y lo hizo acompañado de su esposa Juanita Alvarado, y Elvia, la hija de ambos.

Los esposos desde hace 58 años tienen otros 11 hijos. La mayoría ya no vive en San Antonio, pero cada domingo, sin falta, están ahí. En la calle Margarita Talamás crecieron las nueve hermanas y tres hermanos.

“Es un hombre muy tratable. No tiene problemas con nadie”, así define Ramiro, de 48 años, a su padre, quien además dice vivir en una familia muy unida y seria, pues nunca se meten en problemas con las demás personas del pueblo.

“Él es un hombre muy trabajador porque a sus 82 años él monta caballo, cuida a sus animales. No está enfermo de nada, es una persona muy sana y con muchos amigos. Cuando nos dijeron que estaba haciendo una película no lo creíamos. Ya después nos dijeron que se iba a Venecia”, explica Silvia Álvarez, nuera de don Humberto.

Para que don Humberto se fuera tranquilo, su hijo Ramiro se quedó a cargo de sus animales. Él se encarga de ordeñar la vaca que tiene en el patio de su casa. Cuando está, su mula, que se llama “Macho”, es quien lo lleva a pastar a las más de 30 vacas que tiene en el rancho “Matamoros”, a 15 minutos de donde viven. Ahí siembran maíz y sorgo.

Cada 16 de mayo, la familia Berlanga tiene fiesta en grande. Ese día es el cumpleaños del abuelo y ya bisabuelo, quien a sus más de ocho décadas todavía gusta de bailar polkas con su esposa.

“Cuando uno de mis suegros va para Saltillo, ellos se despiden de beso. Yo siento muy bonito cuando veo que llegan y se saludan de beso”, dice Silvia emocionada, que ve en esa unión un ejemplo a seguir por los casi 59 años que han durado y por la forma en que como pareja han logrado estar juntos.

Abuelo famoso

La fama le llegó a don Humberto Berlanga de un día para otro. De pronto el protagonista de “El Pozo” comenzó a salir en televisión, en los canales de Tv Azteca, de cuya televisora forma parte este proyecto. Los vecinos de los Berlanga le decían: “Ya vi a tu papá en la tele”. “Ya es famoso” o “Ya se olvidó de San Antonio ahora que anda Venecia”, pero no es así.

La vida de don Humberto comienza en el rancho Matamoros, explica su nieta Susana, de 25 años. “Estamos muy orgullosos de él, mucho antes de que fuera un actor. Gracias a Dios se llevó las palmas en Venecia”.

Ella aún no ha visto “El Pozo”, pero entre risas dice que no se lo imagina actuando porque es una persona de pocas palabras. Tampoco se imagina cómo es que lo convencieron para que fuera parte de este proyecto, pero lo que sí sabe es que su abuelo es un amor.

La vida en casa

La casa de don Humberto es amplia. Ahí nacieron cada uno de sus 12 hijos. En el patio trasero hay una mecedora en la que algunas tardes se sienta a tomar el fresco bajo un árbol que tiene la misma edad que su hijo Ramiro; lo plantaron el día que nació.

En la sala están las fotos de la familia, la que se tomaron don Humberto y doña Juanita con sus hijos cuando cumplieron 50 años de casados.

Para este octogenario, Guillermo Arriaga fue un cambio en su vida, porque nadie se imaginaba que sería él el elegido para protagonizar “El Pozo” y mucho menos que fuera hasta Venecia para su presentación en el festival de esa ciudad. Para su familia, don Humberto Berlanga es el digno representante de Coahuila en el mundo: es un ranchero que sabe lo que es trabajar la tierra, despertarse temprano y cuidar a cada uno de sus 12 hijos.

 

 

FRASES...

Es un hombre muy tratable. No tiene problemas con nadie”.

Ramiro, hijo de don Humberto.

Estamos muy orgullosos de él, mucho antes de que fuera un actor. Gracias a Dios se llevó las palmas en Venecia”.

Susana, nieta de don Humberto.

Él es un hombre muy trabajador porque a sus 82 años él monta caballo, cuida a sus animales. No está enfermo de nada, es una persona muy sana”.

Cuando nos dijeron que estaba haciendo una película no lo creíamos. Ya después nos dijeron que se iba a Venecia”.

Silvia Álvarez, nuera de don Humberto.

 

Triunfa en festival

TV Azteca, uno de los dos mayores productores de contenido para televisión en español en el mundo, anunció ayer que el cortometraje “El Pozo”, del reconocido cineasta mexicano Guillermo Arriaga, fue presentado con éxito en la sección “Orizzonti” del destacado Festival Internacional de Cine de Venecia.

“El Pozo” forma parte de la serie de cortometrajes de TV Azteca, “13 Formas de Amar a mi México”, que presentan la visión de 13 directores de cine nacionales en torno al Bicentenario de la Independencia de México y al Centenario de la Revolución.

Las producciones, que se presentan durante 13 semanas en los canales de TV Azteca, así como en Azteca America en diversos horarios, han logrado un éxito sin paralelo, cautivando a grandes audiencias con temas vibrantes basados en momentos trascendentes de la historia de México.

“El Pozo” muestra las consecuencias de la revolución sobre una familia, y la angustia que representa el cambio en su destino, de manera repentina, en un contexto de gran adversidad.

“El cortometraje de Guillermo Arriaga logra transmitir de manera vibrante situaciones de un grupo humano en un entorno de violencia, y permite identificarnos con experiencias extremas de quienes nos precedieron. Su trascendencia es enorme, ya que permite asimilar el pasado y contribuye a explicar mejor nuestra cultura”, comentó Mario San Román, director general de TV Azteca.

VANGUARDIA

Para cualquier duda, aclaracion o publicidad, envianos tu correo a la siguiente direccion:
[email protected]

Comparte esta nota en: Comparte esta nota en Facebook | Comparte esta nota en Twitter | Comparte esta nota en Myspace | Comparte esta nota en Meneame

Subscribe to comments feed Comentarios (0 Publicado):

total: | mostrando:

Envie sus comentarios comment

Por favor ingrese el código de la imagen:


Califica esta nota
5.00
Tags
No hay tags para este artículo